Consejos para limpiar tu coche

Jueves, 28 de Septiembre del 2017
Consejos

Lavar el coche es una de las operaciones más habituales con nuestro vehículo. Hoy os damos unos pequeños consejos para mantener el vehículo en perfectas condiciones.

Consejos para lavar el coche

Los tres métodos

1. Túnel de lavado

Es el método tradicional y probablemente el más usado por su precio, facilidad y rapidez. Sin embargo, deberíamos tener en cuenta ciertos aspectos.
Siempre que se pueda, hay que evitar los típicos lavados de rodillos giratorios. Para un uso ocasional, este tipo de lavado no castiga la pintura y resulta ideal para eliminar restos de insectos o excrementos de aves por su contundencia; sin embargo, un uso continuado termina por ser agresivo con el barniz de la pintura, pudiendo llegar a producir micro arañazos que dejen el color mate.
Por ello, es muy recomendable recurrir a los de tipo de gamuza, que si bien también pueden trabajar con rodillos, son menos agresivos para la pintura.

2. Pistolas de presión

Es también rápido, pero implica nuestra participación directa; además, para conseguir un buen resultado, normalmente suele salir más caro que el lavado por rodillos a no ser que disponga de una pistola de presión de propiedad.
En la práctica, y con una presión adecuada, este sistema no representa peligro alguno para la pintura, pero hay que tener cuidado con los plásticos pintados —ya que podría levantarse la pintura— y sobre todo con las juntas de goma (los plomos equilibradores de las llantas y el radiador del motor), dado que una descarga de agua a presión muy directa podría deformar las láminas del radiador o desprender contrapesos de las ruedas.
Si tienes un todoterreno, y habitualmente sales a la montaña, el uso de este tipo de mangueras de presión es ineludible, especialmente para eliminar barro de los bajos, de los pasos de rueda y de las llantas, ya que el lodo seco en estos espacios podría provocar vibraciones indeseadas.

3. A mano

Sin duda, es el más efectivo y barato, pero es notablemente más laborioso y necesita hacerse en un lugar preparado para ello. En muchas poblaciones está prohibido hacerlo en la calle y, por razones obvias, nunca deberíamos hacerlo en el medio natural.
Hay que evitar el jabón tipo lavavajillas por contener elementos desengrasantes que pueden terminar por castigar la pintura. Lo ideal es recurrir a champús especiales para coches, puesto que además poseen lubricantes que reducen el efecto pulido producido por el polvo y la suciedad que pretendemos limpiar.
La esponja a utilizar debe ser suave o, incluso, puede ser un trapo de lana de cordero para evitar cualquier tipo de erosión.
Para las llantas se puede recurrir a un desengrasante industrial (tipo kH7) o, mejor aún, limpiallantas profesionales. Se recomienda el uso de cepillos fuertes para desincrustar la suciedad de las llantas.
Para el aclarado hay que recurrir a agua baja en cal; si no es posible, el secado cobra vital importancia. Para ello, hay que recurrir a los trapos de fibra ultra absorbente, de los de grabado tipo nido de abeja, ya que además de absorber el agua, los de este tipo atrapan con mayor eficacia los restos de suciedad que puedan quedar tras el lavado.

SUBIR