¿Por qué debemos cambiar los filtros del coche y qué consecuencias tiene no hacerlo?

Jueves, 25 de Enero del 2018
Consejos

Cambiar los filtros de aceite, aire y combustible en los períodos indicados por los fabricantes evita averías y otros importantes contratiempos.

filtros del coche

Una de las principales claves para llevar un correcto mantenimiento de tu vehículo es tener los filtros en buen estado, asegurándote de que cumplen su función correctamente.
Para ello, es importante saber cada cuánto tiempo debes cambiarlos y qué pasa en caso de que lo hagas.

1. El filtro de aceite

Muchas veces hemos hablado de la importancia que tiene el cambio de aceite para el correcto funcionamiento de nuestro vehículo, pero es cierto que los propietarios de coches a veces olvidan cambiar también el filtro de aceite.

¿Por qué debo cambiar el filtro de aceite?
La principal función del filtro de aceite es recoger las impurezas (residuos, pequeños fragmentos de metal) que circulan por el motor. Lo más práctico es cambiar el filtro cada vez que cambies el aceite, ya que por mucho que cambies el aceite, si el filtro está sucio o en mal estado, el nuevo aceite podría mezclarse con las impurezas del malo.

Consecuencias de no cambiar el filtro de aceite
Si el filtro de aceite estuviera en mal estado, no realizaría su función y dejaría de filtrar las partículas que terminarían llegando al motor, afectando así a su funcionamiento. Provocaría también una disminución en el rendimiento de la mecánica, un desgaste prematuro de algunos elementos del motor y un consumo de carburante superior.


Si el filtro de aceite estuviera en mal estado provocaría una disminución en el rendimiento de la mecánica, un desgaste prematuro de algunos elementos del motor y un consumo de carburante superior.
 


2. El filtro de aire

El filtro de aire es realmente necesario durante el cambio de estación, pues protege el motor de las impurezas del flujo de aire que entra en el mismo.

¿Por qué debo cambiar el filtro de aire?
Un filtro de aire en mal estado o engrasado afecta tanto al motor como al rendimiento del vehículo, e incluso puede causar una avería importante. Puede provocar también una reducción de la potencia del motor, un aumento del combustible y contribuir a la polución. 

Consecuencias de no cambiar el filtro de aire
Si el filtro de aire estuviera en mal estado, la vida útil del motor de tu coche se vería afectada, ya que provoca una pérdida en el suministro de aire de los cilindros y aumenta su desgaste.
El filtro de aire es una de las piezas de repuesto más económicas de nuestro coche. Se recomienda cambiarlo al menos una vez al año.


Un filtro de aire en mal estado o engrasado afecta tanto al motor como al rendimiento del vehículo.
 


3. El filtro de combustible

Debes saber que un correcto mantenimiento del filtro de combustible alargará la vida del motor de tu coche.

¿Por qué debo cambiar el filtro de combustible?
La principal causa de que un filtro de combustible esté en mal estado es la suciedad. Cada vez que arrancas el coche, se acumulan residuos en el filtro que, con el paso del tiempo, terminan acumulándose y formando una «película» de suciedad que impide que el filtro trabaje correctamente e imposibilita la circulación del combustible.

Consecuencias de no cambiar el filtro de combustible
Si el filtro de combustible estuviera sucio o en mal estado, dificultaría la circulación del combustible, lo que se traduciría en un mal funcionamiento de los inyectores y/o de la bomba de presión. Además, podría provocar ruidos en el motor, dificultades a la hora de arrancar, que el coche se detuviera y problemas en el rendimiento general.


Un filtro de combustible sucio podría traducirse en dificultades a la hora de arrancar y que el coche se detuviera.
 


SUBIR