Tu coche listo para la Navidad

Viernes, 22 de Diciembre del 2017
Consejos

Las vacaciones de Navidad son una época de desplazamientos en coche. Comidas, cenas, visitas a familiares y amigos… Por eso, y por muchas otras razones más, es muy importante tener tu coche a punto.

Consejos puesta a punto del coche navidad


Según la Dirección General de Tráfico (DGT), durante la época navideña de 2016 se produjeron más de 16 millones de desplazamientos. Desgraciadamente, es también una de las épocas en las que más accidentes se registran. Una forma de evitarlo es tener en cuenta todos los elementos de tu coche y revisarlos antes de realizar un viaje, ya sea largo o corto. Además, deben tenerse en cuenta también otros aspectos, como la conducción con nieve o el hecho de viajar con niños.

Los cinco puntos que debes revisar

El vehículo debe estar en perfectas condiciones, pero existen cinco elementos a los que debes prestar especial atención antes de salir de vacaciones:

  • 1. Revisa los niveles de los líquidos. Los líquidos son elementos que nunca puedes pasar por alto. En invierno, el frío puede provocar que el aceite se vuelva más denso y que aumente la viscosidad. Otro líquido que debes tener controlado es el refrigerante, ya que así evitarás que la temperatura del motor se vea afectada.
  • 2. Cuida tu batería. La batería es una de las piezas que más sufren con las bajadas de temperatura. Si no quieres que te deje tirado, revísala antes de salir y comprueba que se encuentra en perfecto estado.
  • 3. Ojo con el sistema de frenado. La distancia de frenado aumenta si hay hielo o si la carretera está mojada. Revisar el sistema de frenado (que incluye discos, pastillas y líquido) es primordial para la puesta a punto de tu vehículo.
  • 4. Ilumínate. La Navidad es época de luces y colores. No olvides comprobar que todas las luces de tu coche funcionan correctamente: en invierno, hay menos horas de luz y seguramente tendrás que conducir de noche en muchas ocasiones. Tampoco está de más llevar un juego de luces de repuesto encima.
  • 5. Ante todo, bien limpio. ¿Nieva? ¿Llueve? ¿No ves bien? Pues mal vamos. Para que tu visibilidad sea óptima, las escobillas limpiaparabrisas deben barrer bien. Comprueba su desgaste antes de salir, y si es necesario, cámbialas por unas nuevas.

Tres consejos para la conducción con nieve

El asfalto resbaladizo, la mala visibilidad o los problemas para controlar el vehículo por culpa de las ráfagas de viento o la nieve son sólo tres situaciones con las que podemos encontrarnos si viajamos con nieve. Si quieres olvidarte de problemas, te damos tres consejos para evitar sustos:

  • Evita los volantazos. Los giros bruscos podrían hacernos perder el control de nuestro vehículo, sobre todo en curvas. Mantén firme el volante y así evitarás también el derrape.
  • Equipa tu coche con neumáticos de invierno. Ir bien calzado es fundamental. Con los neumáticos de invierno, podrás olvidarte de las cadenas, además de garantizarte una óptima adherencia y una distancia de frenado segura.
  • Cuidado con el freno. Frena con delicadeza; si tienes que frenar el coche, mejor no hacerlo de manera brusca y evitar pisar el pedal a fondo. Las ruedas podrían bloquearse y las probabilidades de perder el control del coche aumentan.

Y si viajas con los más pequeños…

Viajar con niños a veces puede ser un tanto «desesperante»: estar pendiente de ellos, tener cuidado con que no se mareen… Para evitar problemas de este tipo, lo mejor es optar por una táctica de distracción: juguetes, canciones o incluso una película. Cualquier opción es buena para mantenerlos distraídos y asegurar que el viaje se les hace un poquito más corto.

Y, por supuesto, nunca olvides comprobar y ajustar los sistemas de retención infantil pertinentes.

Recomendaciones RODI MOTOR SERVICES

Antes de salir de casa, echa un vistazo a la predicción meteorológica; es importante que vayas preparado dependiendo del tiempo que haga. No es lo mismo conducir bajo una tormenta de agua o nieve, que hacerlo con hielo, sol o viento, por ejemplo.

Ten en cuenta también los tiempos: las prisas no son buenas consejeras. Planifícate para llegar a tu destino a la hora que te gustaría para evitar correr más de lo necesario.

SUBIR