5 Consejos si tienes que aparcar tu Coche al Sol

Ahora que llega el calor y el sol quema con fuerza, a veces resulta imposible aparcar a la sombra por muchas vueltas que demos. Sin embargo, aparcar al sol no significa que no podamos minimizar sus efectos e impedir que el interior de nuestro vehículo se convierta en un horno. Por este motivo, debemos adaptarnos a las condiciones climáticas, y podemos hacerlo siguiendo estos sencillos trucos que nos ayudarán a minimizar las consecuencias de aparcar nuestro coche al sol.

1. Usa protectores

Parasoles para los cristales delantero y trasero (muchos conductores se limitan sólo a colocar el delantero, olvidándose del trasero. ¡Por ahí también entran los rayos del sol!), y protector para el volante. Esto evitará que entre tanto calor en el coche, además de impedir que el volante esté al rojo vivo cuando queramos conducir.

2. Atento a la trayectoria del sol

Aunque ahora aparques tu coche al sol, ten en cuenta que quizá dentro de unos pocos minutos, esa zona estará a la sombra. Aprovecha estos sitios y encontrarás tu vehículo tranquilamente aparcado en la sombra cuando regreses a por él.

3. Protege la pintura

La exposición continua a los rayos ultravioleta también puede pasarle factura a la pintura de tu coche. De la misma forma que nosotros nos protegemos del sol poniéndonos crema, se recomienda lavar el vehículo de forma regular y, si puede ser, aplicarle una capa de cera que lo proteja de los rayos ultravioletas. Ten en cuenta que los coches de colores oscuros absorben el calor hasta alcanzar 20º más que los vehículos blancos.

4. Airea tu coche

Si aun así, tu coche sigue siendo un horno, se recomienda que, antes de volver a circular con él, dejes que se airee un poco su interior abriendo las puertas durante unos minutos. La temperatura a la que se encuentra el habitáculo del vehículo incide directamente en la sensación den confort del conductor, así que es importante que te asegures de que estás a una temperatura más o menos buena para ti antes de arrancar.

5. La importancia del aire acondicionado

Una vez en marcha, es necesario que enciendas el aire acondicionado y que, poco a poco, dejes que se recupere la temperatura del interior del coche. Recuerda que es muy importante comprobar que el aire acondicionado funciona correctamente. Te contamos como mantener el aire acondicionado, aquí.