Cómo viajar con nuestra mascota dentro del Coche.

Cuando queremos viajar con nuestra mascota, debemos tener en cuenta que depende completamente de nosotros. Como nuestra mascota no puede expresarse, prepararse su maleta o ponerse el cinturón de seguridad, es muy importante que tengamos en cuenta todos los detalles.

Si no estamos acostumbrados, es fácil olvidar aspectos importantes.

  • Avisar a los responsables de nuestro lugar de alojamiento que viajamos con un animal.
  • La mascota debe estar identificada mediante microchip (del tipo ISO, si es para viajar por Europa).
  • No podemos olvidar su cartilla médica y seguro, por si pasara algo.
  • Si sigue algún tratamiento, llevar la cantidad de medicinas necesarias para todo el viaje.
  • Coger la correa, el collar, comida y agua para el camino, bolsas para los excrementos, y su manta y juguetes favoritos. Cuando el animal está fuera de casa es muy importante que tenga algo que le sea familiar.

¿POR QUÉ DEBE IR DEBIDAMENTE ASEGURADO?

  • Por nuestra propia seguridad, ya que el animal es una fuente importante de distracciones. Si lo llevamos suelto, podría causar un accidente.
  • Por su propia seguridad, ya que si tuviéramos que realizar alguna maniobra brusca, podría salir disparado y sufrir graves daños. Nuestra mascota no deja de ser un bulto más en nuestro vehículo. En caso de colisión supone el mismo peligro para los pasajeros que cualquier otra maleta o caja que pudiéramos llevar en el coche.

DIFERENTES SISTEMAS DE RETENCIÓN

  • Redes y barras separadoras. Impiden que el animal invada el espacio del resto de ocupantes, manteniéndolo en el maletero. Aun así, también debería ir asegurado.
  • Arnés de seguridad. Vendría a ser el cinturón de seguridad para nuestro animal.
  • Trasportines. Es la mejor opción en todos los casos, especialmente para animales pequeños y movidos. Los hay metálicos o plásticos; a ser posible, el trasportín debe ir fijado también al chasis del vehículo.

BIENESTAR DEL ANIMAL DURANTE EL VIAJE

  • Antes de iniciar el viaje, si se trata de un perro, debemos sacarlo a pasear y asegurarnos de que hace sus necesidades.
  • Como las personas, debemos parar cada dos horas para que le dé el aire, beba y haga sus necesidades.
  • Cuando paremos, es aconsejable ponerle la correa antes de dejarlo salir, ya que al estar encerrado podría salir corriendo y tener algún percance.
  • No dejarlo nunca encerrado en el coche, aunque esté en la sombra. 
  • Hay que tener mucho cuidado con las retenciones en carretera, ya que el animal podría sufrir una insolación. Los animales son más delicados que las personas y si las temperaturas superan los 30 grados podrían incluso llegar a morir.
  • No permitir que el animal saque la cabeza por la ventanilla, ya que el aire podría causarle alguna enfermedad, podría entrarle algo en los ojos y en las vías respiratorias, o provocarle otitis o infecciones. Además, en caso de frenada, podría golpearse la cabeza contra el pilar del coche.
  • Si la mascota es propensa a los mareos, debemos darle la pastilla que sea necesaria antes de salir. Evidentemente, siempre que haya sido recetada por su veterinario.