5 Elementos de tu Coche a tener en cuenta en Otoño

Ha llegado la hora de poner tu coche a punto para la nueva estación: el otoño. Ahora que el calor y los rayos de sol se han despedido definitivamente de nosotros para dar paso al frío y las lluvias propias de esta época del año, toca realizar el mantenimiento adecuado para tu vehículo. Y es que, depende de la estación en la que nos encontremos, deberemos realizar unas comprobaciones u otras. 

A continuación, te explicamos los 6 elementos que debes tener en cuenta para el mantenimiento de tu coche en otoño:

  1. Comprueba el nivel de los líquidos. Es recomendable comprobar que el nivel de aceite y de líquido refrigerante sean correctos. Después del verano, época en la que los desplazamientos con nuestro vehículo son mayores, los niveles pueden descender. Además, es importante tener también el líquido limpiaparabrisas y de frenos correctos, ya que en otoño son abundantes las lluvias.
  2. Revisa el aire acondicionado. De la misma forma que es importante revisar que el aire funciona correctamente en verano, también lo es comprobar que funciona el resto del año. Por eso te recomendamos encenderlo por lo menos una vez al mes para asegurarnos de que no hay ningún fallo y evitar encontrarnos con la sorpresa cuando vuelva el calor y lo necesitemos de verdad.
  3. Confirma que los limpiaparabrisas funcionan. Llueve, hay niebla… y la condensación del aire y la humedad pueden provocar que el cristal delantero de nuestro coche se empañe o moje. Por eso es tan importante comprobar que las escobillas limpiaparabrisas funcionan correctamente, no dejan rastro al limpiar el cristal ni hacen ruido. Las altas temperaturas del verano pueden hacer que la goma no esté en buen estado, así que asegúrate de que no tienes que cambiarlas.
  4. Revisa la batería. El descenso de las temperaturas en otoño puede afectar la batería de tu vehículo, sobre todo si ya está gastada. Revisa su estado de cara al invierno, cuando las bajas temperaturas todavía la afectan más, y evita sustos innecesarios.
  5. Revisa los neumáticos. ¡No podíamos olvidarnos de los neumáticos! Revísalos para asegurarte de que el estado de la goma y la profundidad del dibujo son las adecuadas. Como hemos comentado anteriormente, con los desplazamientos típicos de la época de verano, sería normal que presentaran más desgaste, así que estate atento por si tienes que cambiarlos. Recuerda también que es recomendable cambiar tus neumáticos de verano por unos de invierno para afrontar las condiciones meteorológicas invernales sin problemas.