Consejos para conducir el Coche en días de lluvia o sobre mojado.

Es época de lluvia y días grises. Viajar con nuestro coche durante un día lluvioso o ir a trabajar una mañana con niebla puede enfrentarnos a situaciones de riesgo que se producen cuando el suelo se vuelve muy resbaladizo. Para poder evitar sustos o daños mayores, debemos saber cómo reaccionar en las distintas situaciones con las que podemos encontrarnos.

FRENADAS BRUSCAS EN MOJADO

Si nuestro coche está equipado con el sistema ABS, la frenada debe ser lo más contundente posible, a la vez que se pisa el embrague. Con esta maniobra, conseguiremos que el ABS cumpla su cometido, impidiendo el bloqueo de las ruedas. Y, en caso de no poder detener el coche antes del impacto, siempre nos queda la posibilidad de esquivarlo, ya que al no bloquear las ruedas se mantiene su capacidad de guiado.

En coches sin ABS, deberemos aflojar el freno para que las ruedas recuperen adherencia. En cuanto notemos que esto ocurre, hay que volver a pisar el freno, pero esta vez evitando el bloqueo de los neumáticos.

DESLIZAMIENTOS DEL EJE DELANTERO

Esta acción, conocida como subviraje, consiste en que el coche tiende a hacer la curva más amplia de lo que se le ordena con el volante. Esto se suele producir cuando se pierde adherencia en asfalto mojado a velocidades inadecuadas.

La solución siempre pasa por levantar el pie del acelerador, reducir el radio de giro y recuperar así la adherencia óptima.

DESLIZAMIENTOS DEL EJE TRASERO

Esta reacción del coche, conocida como sobreviraje, se produce cuando las ruedas traseras pierden la adherencia óptima. Ante dicha situación, se requieren más aptitudes al volante, al tiempo que se deberá actuar de forma diferente dependiendo de si nuestro coche es de tracción trasera o delantera:

  • Delantera: hay que dar un volantazo en sentido al que se desplaza el tren trasero y acelerar con decisión para evitar el trompo o el giro completo del coche.
  • Trasera: hay que soltar el pedal de freno o del gas para que el tren delantero gane en adherencia y girar la dirección en sentido del desplazamiento del tren trasero, volviendo a recuperar con suavidad la aceleración cuando se recupera el guiado del coche.

AQUAPLANING

La mejor solución ante esta situación es conservar la calma, pues será cuestión de unos cuantos segundos poder recuperar la adherencia con el asfalto.

En ningún caso hay que dar un volantazo, frenar o levantar demasiado el pie del acelerador, ya que cualquiera de estas maniobras podría provocar un cambio de masas, y con ello el descontrol total del coche.

Por último, hay que estar atentos en el momento en que las ruedas delanteras vuelvan a recuperar su adherencia, y con ello el guiado. De ahí la importancia de no girar el volante cuando se produce el aquaplanig.

CONSEJOS RODI MOTOR SERVICES

El mal estado de los neumáticos —no te pierdas el consejo que os dejamos en el blog sobre —, la profundidad del dibujo y la son directamente proporcionales al riesgo de sufrir estas peligrosas situaciones, especialmente en mojado.

Si nuestro coche tiene ESP (sistema de control de estabilidad), que, por cierto, es obligatorio, es aconsejable actuar de la misma forma con el volante, porque de este modo ayudamos a la electrónica a retomar el control, al tiempo que detecta que estamos realizando una maniobra evasiva, siendo más drástica en su cometido de recuperar el guiado.