TE LLAMAMOS GRATIS
X
HORARIO DE LUNES A VIERNES
DE 9 H A 20 H
SÁBADO DE 9 H A 13 H

 
Acepto recibir información comercial
checkbox

Acepto la política de privacidad
checkbox
LLÁMAME

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE RODI
Finalidades: Contactar telefónicamente. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: No están previstas cesiones. Derechos: Acceder, rectificar, suprimir sus datos según información adicional. Información adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad

Correo de confirmación
X

Se ha enviado un correo de confirmación

Por favor, haz click en el enlace que aparece en el correo para verificar el correo electrónico.
CAT  /   ESP

La relación entre el neumático y el consumo de combustible


5 de junio de 2019

Si notas que gastas más combustible de lo habitual, puede ser debido a que tus neumáticos están bastante desgastados. Te contamos por qué existe una relación entre las ruedas y el consumo.

COMPARTIR EN

La relación entre el neumático y el consumo de combustible

Nuestros neumáticos tienen una vida útil concreta. Dependiendo de nuestra manera de conducir o del mantenimiento que le demos, entre otros factores, se desgastarán antes o después. Y cuando un neumático sufre un desgaste, lo que significa que el dibujo pierde profundidad y, por lo tanto, sus propiedades de adherencia, aumenta la resistencia a la rodadura. Debido a esto, podemos experimentar un aumento del consumo de carburante.

Parte del combustible que consume nuestro vehículo se usa para vencer la resistencia a la rodadura -concretamente, un 35%-. Cuando los neumáticos pierden su agarre debido a su desgaste, este consumo puede subir hasta un 50%.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de cambiar los neumáticos para minimizar el consumo de carburante?

Existen una serie de requisitos, por llamarlos de alguna forma, que debe tener el neumático nuevo para que este consumo de combustible sea lo menor posible:

¿Cómo puedo ahorrar combustible con mis neumáticos?

Es conveniente cambiar de neumáticos cuando presenten signos de desgaste o deterioro, o cada 5 años dependiendo siempre de su estado. A la hora de cambiarlos, apuesta por un modelo que tenga la etiqueta A de eficiencia; de esta forma, te asegurarás ahorrar en combustible.

En conclusión, tener unos neumáticos desgastados es peligroso y, además, supondrá un mayor gasto de combustible. Por ello, cuando empieces a notar síntomas de deterioro, procede a su sustitución.