¿Qué son las válvulas de los Neumáticos?

Todos le damos una gran importancia al estado de los neumáticos, pero seguro que pocas atenciones le prestamos a sus válvulas.

Las válvulas son las responsables de mantener la hermeticidad de las ruedas al contener la presión de aire en la unión del neumático con la llanta; por tanto, son una parte fundamental en la duración de los neumáticos y la seguridad en general.

Estos pequeños elementos sufren un esfuerzo muy severo durante su vida. No en vano, se ha calculado que un neumático muy básico de medida 195/70 R14 y a una velocidad de tan sólo 100 km/h soporta una presión de 1,7 kilos directamente sobre él: por eso no es difícil calcular el esfuerzo que soportan estos elementos montados en neumáticos más convencionales con unas dimensiones mayores y unos códigos de velocidad altos.

La reparación de estas válvulas es posible a medias, pues se puede sustituir el obús interno cuando éste es el causante de la pérdida de presión. Sin embargo, debido a su bajo coste, se recomienda que, ante cualquier sospecha o siempre que se cambien los neumáticos, se sustituya la válvula al completo.

Más difícil y cara puede ser la sustitución de las válvulas que incorporan el sensor de presión. De todas formas, también recomendamos su revisión y sustitución en caso de mal funcionamiento, pues estos sistemas garantizan el aviso en el tablier del vehículo de cualquier pérdida súbita o progresiva de presión en los neumáticos, lo que supone un valor añadido sobre nuestra seguridad.

Consejos RODI MOTOR SERVICES

  • Ante la duda de mala estanquidad de la válvula, se debe cambiar completamente. Ten presente que es mejor y más barato cambiar una válvula que un neumático que se queda sin presión por culpa de ésta.
  • En cada cambio de neumático debemos sustituir este elemento, especialmente si son de goma o se montan neumáticos de altas prestaciones.
  • Si son metálicas, debes revisar su fijación por tornillo metálico regularmente. De todas formas, en el taller lo harán cada vez que sustituyan los neumáticos.
  • Siempre debes poner el tapón roscado en la válvula para evitar la entrada de sedimentos, polvo o barro que afecten su correcta estanquidad.