Cómo proteger el Coche en verano de los efectos del Sol

El buen tiempo y el aumento de las horas de sol al día convierten el verano en la época perfecta para coger nuestro coche e irnos a la playa o a la montaña. Pero, de la misma manera que nosotros nos protegemos del sol, también debemos tomar medidas para evitar que perjudique la carrocería y los componentes de nuestro coche. Cuidar nuestro automóvil de forma periódica nos ayudará a mantener sus componentes en buen estado y mejorará nuestra seguridad y confort.

Nuestra primera recomendación, una de las más obvias, es que siempre dejes tu coche aparcado en la sombra. No siempre es fácil conseguirlo. También puedes prestar atención al movimiento del sol, te resultará más fácil encontrar un sitio que en pocas horas esté apartado de los rayos solares.

Una de las opciones más habituales es aprovechar la sombra de algún árbol. Sin embargo, ten cuidado ya que puede que cuando te dispongas a recoger tu coche lo encuentres lleno de hojas, polvo o excrementos de pájaro. A parte del inconveniente inicial, recuerda que la acidez de los excrementos puede corroer la pintura del coche. Por tanto, límpialo lo antes posible, a poder ser con agua a presión para asegúrate que retiras todos los restos.

Si no tienes más opciones y tu coche debe permanecer al sol varias horas, no está de más colocar un parasol en el parabrisas delantero y otro en el trasero. Esto evitará que los rayos solares penetren en el interior del vehículo, protegiéndolo y reduciendo el calor que se puede acumular en el habitáculo.

Otra recomendación para proteger nuestro coche del sol es lavarlo periódicamente. Así estaremos llevando un mejor mantenimiento de la carrocería. Si, además, puedes aprovechar para limpiar el interior, estarás protegiendo los asientos, especialmente, si son de cuero.

Nuestro gran aliado contra el calor del sol, el Aire Acondicionado.

Finalmente, con el calor siempre nos acordamos de nuestro mejor amigo en esta época: el aire acondicionado. Si el aire acondicionado presenta alguna irregularidad, en verano la detectarás rápidamente. Sin embargo, te recomendamos comprobarlo de vez en cuando, aunque no haga demasiado calor. De este modo evitarás que falle en el momento que más lo necesitas.

El mal funcionamiento del aire acondicionado puede provocar un recalentamiento del motor y una mayor cantidad de averías. Recuerda que el aire acondicionado también consume, por tanto, cuanto más haya que bajar la temperatura interior, más energía y combustible va a necesitar tu automóvil. Es por ello que te aconsejamos enfriar el habitáculo de forma manual bajando las ventanillas previamente.

Nunca está de más llevar el coche a tu taller Rodi Motor Services más cercano para revisar el estado del Aire Acondicionado o de cualquier otro elemento que presente algún comportamiento extraño. Recuerda que puedes solicitar Cita Previa en cualquier momento desde nuestra página web.