La importancia del Líquido Limpiaparabrisas

No es lo mismo trabajar con los cristales de nuestras gafas sucias que cuando éstos están limpios. Una visión nítida de las cosas y del espacio que nos rodea no sólo crea conciencia, sino que además evita que tengamos tropiezos de cualquier tipo.

Cuando debemos conducir nuestro vehículo ocurre lo mismo: una luna delantera limpia favorece la conducción, traduciéndose inmediatamente en seguridad al volante. Por ello es muy importante que dispongamos de un líquido limpiaparabrisas adecuado a las necesidades del vidrio, ya que, sin duda, será uno de los productos que más veces deberemos reponer a lo largo de la vida útil de nuestro coche.

El cambio continuo del líquido limpiaparabrisas conduce a muchos usuarios a escatimar en la importancia que este producto tiene sobre nuestra seguridad y sobre el mantenimiento del vidrio y de las escobillas limpiaparabrisas.

CAMBIO DEL LÍQUIDO LIMPIAPARABRISAS

Normalmente, muchos conductores optan por el uso de agua. Si bien es una solución que puede sacarnos de un apuro, no hay duda de que no es la opción más interesante, ya que, por ejemplo, el uso continuado de agua de grifo con mucha cal puede llegar a obstruir los inyectores de salida, por no hablar de su escasa resistencia a la congelación. Además, el agua, por si sola, no es un elemento decisivo a la hora de eliminar la suciedad del vidrio, sobre todo cuando se trata de residuos incrustados tan comunes como insectos, barro o excrementos de aves.

Deberá tenerse en cuenta que el agua disuelve esta suciedad poco a poco y hace que las gomas del limpiaparabrisas sufran en exceso para eliminar el material sólido, desgastando la goma e incluso arrancando pequeños trozos, que luego dejarán la típica estela a su paso. Para evitar que esto se produzca, los líquidos recomendados tienen elementos detergentes que ablandan la suciedad y facilitan el trabajo de los limpiaparabrisas.

Otro de los errores comunes en esta práctica es el de mezclar agua con productos como lavavajillas, que si bien tienen un excelente poder detergente, no son la mejor opción, ya que por lo general son productos que atacan a la goma y que producen mucha espuma, llegando incluso a afectar al sistema de bombeo y, con ello, a la inyección sobre el vidrio.

Otros productos, como ciertos limpiacristales de uso doméstico, incluyen amoniaco en su fórmula; si bien éste es un excelente limpiador y un elemento anticongelante, también es cierto que resulta fatal para la vida de los limpiaparabrisas.

CONSEJOS RODI MOTOR SERVICES

Es muy aconsejable recurrir a productos específicos para limpiar los parabrisas, que pueden ser tanto concentrados como de uso directo.

  • Se recomienda utilizar productos especialmente diseñados para el sistema de limpiaparabrisas, pues además de eficaces en la limpieza, tienen un bajo punto de congelación.
  • Se pueden utilizar mezclas caseras, siempre y cuando el elemento detergente no contenga productos que generen espuma o contengan agentes corrosivos, como el amoniaco.
  • En caso de hacer mezcla con agua, se deberá procurar que ésta sea destilada.
  • Hay que revisar el depósito del líquido limpiaparabrisas periódicamente para evitar quedarse sin producto en mitad de un viaje.