¿Por qué es importante el equilibrado de los Neumáticos?

A pesar de la tecnología actual, la fabricación de neumáticos -o incluso de llantes- no permite un centrado de masas exacto, por lo que, al girar a altas velocidades, una descompensación de unos gramos puede provocar desequilibrios que derivan en vibraciones que asimilan la suspensión, la dirección y, en último extremo, el mismo bastidor.

En general, cualquier neumático que sale de un taller especializado, por una sustitución o por una reparación de ruedas, debería salir con el equilibrado perfecto, ya que hoy en día hay maquinaria muy precisa para estas operaciones. Sin embargo, no hay que bajar la guardia porque con el paso tiempo podría perder esta armonía de giro.

POR QUÉ SE PRODUCE UN MAL EQUILIBRADO?

Las causas principales son la pérdida de un contrapeso al golpear el neumático con una piedra o una acera, y, en menor medida, tras una fuerte frenada, el desgaste de una sección concreta de la cubierta.

Otro aspecto en el que se detectan estas vibraciones es en sustituir una rueda pinchada por la de repuesto, a la que generalmente no se acostumbra a hacerle el equilibrado pertinente.

CÓMO PODEMOS DETECTARLO?

A bajas velocidades no se aprecia, pero a partir de 80-90 km / h suele presentarse una vibración en el volante, acompañada de un ruido grave y constante que empeora con la velocidad.

Puede que vuelva a desaparecer cuando se supera cierta velocidad para que la frecuencia de vibración de la rueda se acopla con la del giro del neumático; sin embargo, este equilibrio sigue existiendo e implica riesgos.

¿QUÉ RIESGOS CONLLEVA?

El más evidente es la reducción de la vida del neumático: al producirse un desgaste anormal, según la gravedad del desequilibratge, la vida útil del neumático puede reducirse a más del 50%.

Algunas maniobras de emergencia hacen perder la adherencia correcta, tanto en trazar las curvas como en frenadas de emergencia.

¿CÓMO SE HACE?

Hoy día, hay máquinas que hacen este el proceso prácticamente de manera precisa. Además, para evitar tener que poner exceso de contrapeso, incluso ya calibran el mejor equilibrado entre la llanta y el neumático.

Los contrapesos antiguos eran de plomo, pero la normativa europea les ha prohibido definitivamente por los riesgos que conllevan para el medio ambiente. Hoy en día son de alineaciones de zinc y acero. Las hay de tipo grapa -que se engancha en el extremo de la llanta, normalmente de acero-, pero saltan con mucha más facilidad, por lo que ahora se colocan con un adhesivo en el interior de la llanta.

RECOMENDACIONES RODI MOTOR SERVICES

  • En caso de vibraciones al volante a partir de velocidades de 80-90 km / h, vaya a un taller para valorar el posible desequilibrio.
  • Si no os lo sugieren en el taller, insiste siempre en la necesidad del equilibrado cuando cambie los neumáticos.
  • En vehículos todo terreno, el barro acumulado en las llantas, los frenos y las suspensiones puede provocar el mismo efecto de un desequilibrio. Una lavada con agua a presión lo resuelve todo!
  • Recuerde que también hay que equilibrar la rueda de repuesto original.