TE LLAMAMOS GRATIS
X
HORARIO DE LUNES A VIERNES
DE 9 H A 20 H
SÁBADO DE 9 H A 13 H

 
Acepto recibir información comercial
checkbox

Acepto la ley de protección de datos
checkbox
LLÁMAME

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE RODI
Finalidades: Contactar telefónicamente. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: No están previstas cesiones. Derechos: Acceder, rectificar, suprimir sus datos según información adicional. Información adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad

Correo de confirmación
X

Se ha enviado un correo de confirmación

Por favor, haz click en el enlace que aparece en el correo para verificar el correo electrónico.
CAT  /   ESP

5 consejos para el mantenimiento de los inyectores de tu coche


22 de febrero de 2018

Un buen mantenimiento del sistema de inyección evitará que debamos sustituirlo el resto de la vida útil de nuestro vehículo.

COMPARTIR EN

5 consejos para el mantenimiento de los inyectores de tu coche

Los inyectores son los encargados de proporcionar el combustible necesario al conducto de admisión de nuestro vehículo para que el carburante se distribuya de forma homogénea y a la presión necesaria, sin goteos. Se sitúan en la parte superior de los cilindros para que la inyección del combustible sea la adecuada.

Mantenerlos en buen estado es la mejor manera de evitar tener que reemplazarlos. Por ello, te damos 5 consejos para su mantenimiento:

  1. Limpiar los inyectores con aditivos químicos. De hecho, muchas marcas de combustible ya usan este tipo de aditivos en su composición, pues ayudan a eliminar las impurezas que puedan contaminar los inyectores, protegiendo el sistema de inyección en general.
  2. Cambia el filtro de combustible. Siempre incidimos en la importancia de cambiar los filtros cuando toca, pero aquí te damos otra razón de peso: un buen filtro de combustible no dejará pasar las partículas, por lo que el carburante que llegue al sistema de inyección siempre estará limpio. Es mucho más barato cambiar un filtro que los inyectores.
  3. Ojo con las revoluciones. Un motor revolucionado aumenta la carbonilla, lo que provoca el desgaste del sistema de inyección.
  4. Mantenlos limpios. Es importante limpiarlos si detectamos que no funcionan de la forma correcta o notamos tirones cuando aceleramos o desaceleramos. También se recomienda limpiarlos a partir de los 1000.000 km si es la primera vez, o a partir de los 50.000 km las veces posteriores.
  5. No circules en reserva. Esto puede provocar que se formen posos y que atascar los inyectores.

¿Qué averías pueden afectar a los inyectores?

Existen dos tipos de averías comunes:

1.      Fuga del combustible. Se produce en las propias tuberías del sistema de inyección. Se detecta gracias al olor a combustible.

2.      Existencia de carbonilla. Esto provoca que el combustible no salga pulverizado, lo que propicia el goteo y, por lo tanto, que la combustión no sea la correcta y genere un fallo en el motor. La mejor forma de detectarlo es fijándonos en el humo que desprende el tubo de escape. Si es negro, es que algo falla.

Actualmente, los inyectores de la mayoría de vehículos son electrónicos. Por ello, en RODI MOTOR SERVICES contamos con las máquinas de diagnosis con el software adecuado para poder averiguar el tipo de avería que sufre el sistema de inyección de tu vehículo.