El cuidado de tu Coche en Verano

Estos días, muchas personas echan mano de su vehículo para irse de vacaciones. Desde pequeños trayectos a la playa hasta largos desplazamientos o rutas en coche: en cualquier situación, debemos tener en cuenta una serie de prácticas más o menos habituales que podrían suponer un problema o acabar en avería.

1 – No hacer ninguna parada

Hacer un viaje muy largo puede llegar a ser perjudicial tanto para nosotros como para nuestro vehículo. No en vano se recomienda parar cada dos horas: el conductor debe descansar, estirar las piernas o hidratarse. Del mismo modo, nuestro coche podría presentar problemas en el termostato o en la bomba de agua que pueden ocasionar un recalentamiento indeseado del coche.

2 – No lavar el coche después de ir a la playa

La arena y la sal que encontramos en la playa puede ocasionar erosión en la pintura de nuestro coche, así que no cuesta nada lavarlo si hemos aparcado en vehículo cerca de la playa o si vamos con frecuencia.

3 – Ojo con el aire acondicionado

Hace calor y lo último que quieres es pasarlo también dentro del coche, por eso pones el aire a tope. No hay nada de malo en ello, siempre y cuando hayas realizado un mantenimiento adecuado y no haya pérdidas de gas ni problemas en el compresor. Te recomendamos airear un poco el coche mientras el aire empieza a refrescar.

4 – Las cargas

Ya te hablamos de las cargas en el coche aquí. Debes saber que viajar con exceso de peso afecta al sistema de suspensión y puede ocasionar problemas a los amortiguadores traseros. Además, también puede provocar una pérdida de estabilidad en las curvas o aumentar la distancia de frenado.