Cambio del líquido refrigerante

Jueves, 30 de Marzo del 2017
Consejos

El líquido refrigerante es un líquido esencial para el buen funcionamiento del motor de nuestro coche que no solo se encarga de refrigerarlo, tal como su nombre indica, sino que también lo protege de las temperaturas extremas.

El mantenimiento del líquido refrigerante es otro de los aspectos que no podemos olvidar a la hora de realizar el mantenimiento de nuestro vehículo, ya que su estado óptimo garantiza una correcta refrigeración del motor, así como el cuidado de los elementos de su sistema. Además, es uno de los elementos que debes revisar antes de pasar la ITV de tu vehículo.

Para entender esto hay que explicar qué es. En general, el líquido refrigerante es una mezcla de un componente químico denominado glicol y agua destilada.

El glicol actúa de dos modos: por un lado, permite bajar el punto de congelación de la mezcla cuando las temperaturas disminuyen, al tiempo que aumenta el punto de ebullición del agua por encima de los 100°C. Esta combinación ayuda a mantener estable la temperatura del líquido para que, a su vez, pueda fluir y refrigerarse bajo cualquier condición climática y de uso.

Además, el glicol posee otros aditivos que reducen la capacidad de oxidación y corrosión del agua en elementos metálicos y de aluminio del motor y radiador.

No obstante, el glicol no es tan buen conductor de temperatura como el agua, de ahí que la mezcla entre agua y glicol nunca debe pasar del 50/50, e incluso una proporción mayor para el agua destilada.

¿Cada cuánto tiempo debo cambiar el líquido refrigerante?

Siempre hay que respetar el periodo de sustitución recomendado por el fabricante, aunque por lo general es recomendable hacerlo cada dos años o con un kilometraje de 50.000 a 60.000 km. 

¿Cómo debo cambiar el líquido refrigerante?

A la hora de cambiar el líquido refrigerante, en RODI MOTOR SERVICES controlamos el nivel del líquido en la botella de expansión del vano motor. Ésta suele tener dos marcas de nivel: uno para controlar cuando el motor está frío y otro, para cuando está caliente. Si el nivel se encuentra ligeramente por debajo de estos puntos, se puede reponer con agua destilada. Para ello, siempre habrá que esperar a que el motor esté completamente frío, ya que el sistema cuenta con una presurización que hace peligroso destapar el motor cuando está caliente.

Por el contrario, si el consumo del líquido refrigerante es más notable, deberíamos añadir una mezcla de agua y glicol preparada, y acudir inmediatamente al taller para que evalúen la razón de ese descenso de nivel, que podría deberse a un exceso de temperatura del motor.

También deberemos acudir a su inspección si detectamos un cambio de color del líquido. Los hay de muchos colores, pero si adoptan una coloración pardusca sucia o presenta un color óxido, ello es un claro indicador de que no está en buenas condiciones.

En RODI MOTOR SERVICES te ofrecemos un cambio de líquido refrigerante que incluye el IVA, la mano de obra y el producto por solo ¡42,95 €! 
 

Cambio del líquido refrigerante

SUBIR