Inicio>Coche>Desinfección con ozono

Desinfección con ozono

Imagen ficha

Desinfectar el Coche con Ozono

El ozono es un gas capaz de destruir toda clase de virus, hongos y bacterias y convertirlos en sustancias completamente inocuas para la salud humana. En la actualidad es el mejor método de desinfección para el interior de un vehículo. Es especialmente eficiente con microorganismos como rotavirus y polio virus. También es común su uso en la desinfección de quirófanos e, incluso, se emplea en ciertos tratamientos médicos para desinfectar zonas localizadas.

Existen diversos productos químicos que se pueden utilizar para la desinfección y limpieza de un coche en su interior. Sin embargo, muchos de estos utilizan sustancias que, tras múltiples aplicaciones, pueden degradar partes sensibles del interior de un coche como la tapicería o el salpicadero. Ninguno de estos productos es capaz de ofrecer los excelentes y cómodos resultados que ofrece la desinfección con ozono

Una de las grandes virtudes del ozono respecto a otras soluciones de desinfección es su comportamiento como gas. Al tratarse de una sustancia gaseosa es capaz de alcanzar todo tipo de rincones y penetrar en las superficies para desinfectarlas. Además de dejar el habitáculo libre de microorganismos también elimina los malos olores. 

¿Pensando en realizar una desinfección del interior de tu coche para una mayor higiene? En los talleres Rodi disponemos de un servicio especializado en desinfección con ozono para toda clase de vehículos. Con este método te ofrecemos los mejores resultados para desinfectar el habitáculo de tu vehículo al 100%.

¿Qué es el Ozono?

El ozono es una molécula compuesta de tres átomos de oxígeno con una capacidad oxidante muy potente. Esto la convierte en un gran desinfectante y esterilizante. Según la OMS, una concentración de entre 0,1 y 0,2 mg/L mantenida durante al menos 15 minutos permite eliminar toda clase de bacterias y virus prácticamente al 100%. El ozono gracias a su potente capacidad oxidante degrada los compuestos y los transforma en partículas inertes e inocuas que pierden sus propiedades.

Es posible detectar la presencia de ozono en el aire gracias a su olor penetrante, muy característico. En su forma natural tiene un color azulado siendo visible a simple vista. Este gas es, además, una molécula inestable a temperatura ambiente, por tanto, pasados unos pocos minutos tras su aplicación se vuelve a convertir en oxígeno. No deja ninguna clase de residuo y es respetuoso con el medio ambiente.

¿Cómo funciona un Generador de Ozono?

El ozono se descubrió a mediados del siglo XIX. Se observó entonces que tras someter oxígeno (O2) a una descarga eléctrica controlada, se generaba un fuerte olor y se experimentaban cambios en el comportamiento del gas. Las cargas eléctricas disocian las moléculas de oxígeno (O2) que se combinan de nuevo produciendo moléculas triatómicas de ozono (O3). Este proceso en la actualidad se realiza mediante un generador de ozono, una máquina capaz de producirlo de forma artificial.

El generador de ozono es indispensable para producir este gas, debido a que es inestable y no se puede transportar ni tampoco almacenar. Se debe fabricar in-situ. Para aplicarlo, es necesario colocar el generador de ozono en el interior del habitáculo, cerrar las puertas del automóvil y activarlo durante un tiempo que oscila entre los 15-30 minutos. Pasado este tiempo, es indipensable abrir las puertas y ventanas para dejar airear el vehículo durante un mínimo de media hora para eliminar los restos de gas. Con esta aplicación el coche queda desinfectado libre de ácaros, microorganismos y malos olores.

¿Cuáles son las ventajas de desinfectar el coche con Ozono?

El uso del ozono como desinfectante tiene muchas ventajas asociadas. La principal diferencia de este gas es su alta capacidad oxidante y su presencia habitual en el medio ambiente. De estas dos características se deriva su extendido uso y sus otras virtudes que son:

  • Evita utilizar agentes químicos.
  • No contamina.
  • Es capaz de desinfectar todo tipo de superficies: aire, agua, alimentos, tejidos o mobiliario.
  • Elimina malos olores como el del tabaco, humedades, animales…
  • Es capaz de destruir microorganismos como bacterias, virus y hongos.
  • Al ser un gas permite llegar a todos los rincones y penetra en las superficies.
  • No deja residuos.
  • Renueva y purifica el aire destruyendo toxinas
Solicitar cita previa